El Nevado Chimborazo

El Nevado Chimborazo Previous item INFORMACIÓN PARA ACTIVIDAD... Next item Documentación presentada...

El Nevado Chimborazo

ETIMOLOGÍAS

SE CONSIDERAN DOS ETIMOLOGÍAS QUE EXPLICAN EL ORIGEN DE LA PALABRA CHIMBORAZO:

  • La primera, viene del vocablo cayapa SHINGBU, que  se traduce “mujer” y de la lengua de los indígenas colorados el térmico “RAZO” que significa hielo o granizo.  De acuerdo con estas etimologías Chimborazo querría decir “MUJER HELADA” o “GRANIZO DE MUJER”.
  • La segunda, deriva la palabra Chimborazo, de la voz jibara CHIMBO, que puede traducirse como “asiento de los dueños de casa” y de la terminación “RAZO” que significa hielo, con lo que tendríamos el significado de: “Asiento de los dueños de casa de hielo”

DESCRIPCIÓN

En contraste con el paisaje alpino europeo o  asiático de cadenas montañosas conjuntas y grandes crestas  puntiagudas, en el Ecuador encontramos montañas aisladas de gran magnitud, generalmente de formación cónica o piramidal cubiertas de glaciares y nieves perpetuas, iluminadas por el intenso sol ecuatorial.  Están separadas entre sí por grandes dimensiones de paramos resquebrajados por  profundas quebradas.  Este paisaje andino posee una belleza sublime por la gran sencillez de sus formas, por la calma clásica de sus líneas, por la inmensa amplitud  de sus espacios, por la profunda gravedad de su coloración y por su infinita soledad.

El Chimborazo se eleva sobre la Cordillera de los Andes entre los 73⁰ 43’ de longitud occidental y 1⁰ 29’ de latitud sur.  Se divisa a la montaña símbolo de los Andes Ecuatorianos al norte de la ciudad de Riobamba.  Está compuesto de cinco cumbres: la de mayor altura, bautizada cumbre Ecuador o Whymper, con 6310 m.   La Cumbre Veintimilla, segunda en altura con 6267 m.   La cumbre Abraspungo de 6200 m.  La cumbre Central o cumbre Politécnica de 6180 m.  y  la cumbre Oriental o Nicolás Martínez, que no obstante de ser la de menor  altura, 6100 m.  es la que ofrece mayores dificultades para su ascensión.

El Chimborazo es un volcán apagado y pocas fuentes termales a su alrededor son recuerdos de su antiquísima efervescencia, se calcula que su última erupción fue hace 5000 años, cuando se agotó en él la fuente de magma, ya el enorme cerro nevado estaba conformado.  Después continuaron pequeñas erupciones secundarias en los costados de la montaña que no representaron ningún cambio en su estructura geológica.  En opinión del sabio alemán Stübel, las potentes masas eruptivas del Chimborazo no circundan ningún cráter y en consecuencia bajo la nueva cúpula yace un domo de lava curvado en forma redondeada.  Stubel  define al Chimborazo como un “cerro de cúpula”;  mientras que Humboldt lo considera como andesito cerrado; y Grosser asevera que el monte no posee un cráter central.  Actualmente  se mantiene que, por su formación y extensión, es producto de la unión de dos conos volcánicos.  En sus faldas se encuentra la reserva faunística Chimborazo localizada en las provincias: Chimborazo, Tungurahua y Bolívar;  teniendo como objetivo mantener los ecosistemas de la zona, fomentar el turismo y mejorar el nivel de vida de sus habitantes.

LAS PRIMERAS CONQUISTAS

El Chimborazo fue en el pasado, el nevado que gozó por mucho tiempo del honor de ser considerado como el más alto del planeta.  Los primeros en intentar   llegar a la cumbre en 1.746 fueron los académicos franceses  La Condamine y Bouger, años después el sabio alemán Barón Alexander Von Humbolt acompañado de Amadeo Bonpland y Carlos Montúfar realizaron la expedición que tuvo mayor resonancia en el siglo XIX (1803).  Simón Bolívar, alejándose del tronar de las armas y atraído por su imponente belleza llegó a los 5.200 m. (1822) donde se inspiró para escribir su clásico “Mi delirio sobre el Chimborazo”.

En 1831 el químico y agrónomo francés  Joseph B. Boussingault acompañado de otros  investigadores, intenta nuevamente alcanzar la cima del Chimborazo,  su esfuerzo los lleva hasta el mismo lugar donde Humboldt había sido derrotado, y en 1872 Reiss y Stubel  intentaron superar los 6000 m de altura sin tener éxito.  Es en 1879 llega al país el famoso Alpinista inglés, primer conquistador del nevado Servino, en los ALPES, Edward Whymper, acompañado de los expertos guías italianos Jean Antione y Lois Carrel, la expedición se enrumba desde la ciudad de Riobamba, pasan por San Juan y establecen campamento en los altos arenales el 1º de enero de 1880.  Con excelente preparación técnica, física y psicológica y con equipo rudimentario propio  de la época, alcanzaron la cima del majestuoso delos andes ecuatorianos el 4 de enero de 1880.  Repiten la ascensión el 3 de julio del mismo año, en esta ocasión además de los guías italianos, estuvieron con ellos en la cumbre los arrieros que le habían acompañado en sus constantes travesías por las diferentes montañas de nuestra patria, sus nombres deben constar en la historia del Chimborazo por haber sido los primeros ecuatorianos que pisaron su cima: David Beltrán y Francisco Campaña.

La primera ascensión que realizó Whymper, lo hizo por el lado suroeste siguiendo la cabecera del glacial Thielman que desemboca en el valle de los Hermanos Carrel y es el lugar donde ahora se erige el refugio bautizado en su honor y con su nombre, e inaugurado el 10 de julio de 1980.  La Segunda ascensión la efectuó por la ladera noroccidente, vía por la  que también ascendió varios años después el ecuatoriano Nicolás Martínez.

EL ASCENSO DE HUMBOLDT

Sin lugar a dudas la expedición  organizada por Alexander von Humboldt, sabio alemán que vino al Ecuador en compañía de Amadeo Bompland es la que da al Chimborazo la trascendencia internacional como la montaña más alta del mundo a comienzos del siglo 19 (1803), ya que en sus informes califica a la Cordillera de los Andes ecuatorianos como la Avenida de los Volcanes e indica además que despreció condecoraciones porque consideraba “mi más grande honor: haber trepado a la montaña más alta del mundo: El Chimborazo”, noticia que fue divulgada rápidamente en el viejo continente, sobre todo entre los alpinistas como Michel Gabriel Paccard y Jacques Balmat, primeros conquistadores de la montaña más alta de Europa (el 8 de Agosto de 1786) Monte Mont Blanc de 4807 m de altura sobre el nivel del mar.

En el libro “Grandes Naturistas de América” de Wolfgang von Hagen, indica que:

En la juventud de Humboldt, el Chimborazo tenía la fama que le daba una especie de leyenda celestial de ser la montaña más alta del mundo.  En la secreta química de las emociones, el hombre es atraído sin cesar por todo aquello que es menos accesible.  Así, era inevitable que Alexander von Humboldt intentara la ascensión al Chimborazo.

Donde quiera que iba Humboldt y Bompland en la Audiencia de Quito, veían la frígida maza del Chimborazo cubierto de nieve, llamándoles a su cumbre.  Nadie había subido jamás a su cúspide.  Para los indios, era inviolable, para los criollos, inaccesible. En realidad, la primera parte de sus 8 meses de estancia en Quito, fue solamente una preparación para el asalto al Chimborazo,  en compañía del joven ecuatoriano Carlos Montufar.

La expedición parte de Quito el 9 de junio de 1803, cabalgando por el largo valle interandino, llegando a Riobamba el 20 de Junio.  La noche del 22 durmieron en la pequeña choza del alcalde de la Aldea de Calpi, al amanecer del día siguiente con guías indios empezaron su histórica ascensión  por el lado sur-occidental.  Los primeros 1800 metros fueron graduables y fáciles.  Llegaron por el páramo seco y desértico situado en la base de la montaña, ya en la línea de nieve, los indios, sordos a las promesas y aun a las amenazas, les abandonaron y descendieron por la vertiente, dejaron a la expedición sin porteadores y ante 2000 metros que escalar todavía.  “Quedamos solos – relata Humboldt, Bompland, nuestro estimado amigo Carlos Montufar, un mestizo de la cercana aldea de San Juan y yo”.

A 5.185 metros de altura no podían ver ya la cúspide.  Ahora se presentaban otras dificultades, una después de otra, según el metabolismo de cada uno, los exploradores empezaron sentir náuseas y vértigo.  Les sangraron los labios y las encías.  Algunas ventanillas de sus ojos se rompieron y la sangre les secaba parcialmente.  Carlos Montufar sangraba con profusión por las orejas y la boca, pero se negaban a darse por vencidos.  Unos cuantos centenares de metros más arriba vieron de nuevo la cúspide en forma de cúpula.   “Era un espectáculo magnífico, solemne, y la esperanza de alcanzar el objetivo de todos nuestros esfuerzos nos dan nuevas energías”.  Luego precisamente, cuando creían que podrían alcanzar la cima, llegaron a un profundo abismo, una grieta de gran magnitud, tan ancha que no había posibilidad de pasar.  El Chimborazo había desafiado y triunfado con éxito todos los triunfos e incluso los de Humboldt para seguir manteniendo virgen su máxima cumbre.  La  temperatura estaba inferior a -15⁰ C., Carlos Montufar, estaba visiblemente enfermo y el barómetro marcaba 5.872m., esta era la mayor altura que el hombre había alcanzado jamás, y no fue sobrepasada hasta que el alpinista Webb trepó al Himalaya.

Hacia el final de su vida, en una edad de la que los hombres no hablan a la ligera, decía que consideraba todavía al Chimborazo como la montaña más grandiosa del mundo, — escribía Humboldt –  “toda mi vida había pensado que de todos los hombres era yo el que había subido más alto de todo el mundo”.  A sus 90 años de vida consideraba esta expedición como la más grande de sus empresas.  Y sugirió que se pusiera como fondo de sus retratos la gran montaña del Chimborazo.

El 24 de julio de 1939, el famoso alpinista italiano Ing. Ghilione, el alemán Wilfrid Kuehm y el salesiano Formaggio, ascendieron a la cima, determinando su altura en 6.310 msnm.  y una temperatura de 9⁰C bajo cero.

Ing. José Moreano Díaz

PRESIDENTE FEDANE